lunes, octubre 23, 2006

Entrevista a Neftalí Almarza *

*Director técnico en el Bierzo de la Confederación Hidrográfica del Norte

Diana Martínez (La Crónica)


El máximo responsable de proyectos de la Confederación Hidrográfica del Norte, Neftalí Almarza, hace un repaso a las acciones y competencias del organismo gestor de las aguas de las cuencas bercianas.

P.— ¿En qué estado de salud actual se encuentran los ríos del Bierzo?

R.— La Confederación Hidrográfica del Norte dispone de un sistema de control y análisis continuo y evidentemente hay algunos puntos negros donde están los vertidos de las localidades importantes, pero que esperemos que se corrijan en breve. Casi todas las cabeceras suelen tener una buena calidad y a medida que el río va pasando por zonas urbanas va sufriendo una degradación, pero con las depuradoras se mejora bastantes y quedarían algunos puntos aislados, como el Boeza.

P.— ¿Qué iniciativas se pueden llevar a cabo para mejorarla?

R.— Depuración, no hay otra manera. No contaminar es complicado, porque los seres humanos somos contaminantes, las casas, las industrias, y mientras no haya esa solución, eso va a los ríos. La única solución es en las zonas donde aparecen esos vertidos, aplicar saneamientos. Digamos que en el Bierzo se está invirtiendo mucho en ello. Estamos en unos niveles buenos para ir cumpliendo con lo que nos manda Europa.

P.— ¿Porqué se ha generado tanta polémica en torno a la depuradora del Sil?

R.— Polémicas siempre existen. Cuando entra un servicio nuevo hay que ponerlo en marcha y ordenarlo, pero no hay mucha polémica, el responsable de la depuración es el que contamina. Los municipios que viertan a esta estación serán los que tengan que hacerse cargo.

P.— ¿Cómo es su funcionamiento?

R.— Al agua le agregamos una serie de productos para volver a devolverla al río en unas condiciones sanitarias que el río pueda asumir. Hay procesos físicos, como unas rejas a la entrada, unos procesos de decantación y el corazón de la depuradora es un proceso biológico donde a las propias bacterias y elementos orgánicos se les coloca en unas condiciones ideales para que se coman unos a otros, hagan sus ciclos biológicos y se eliminen.

P.— ¿Qué supone para los pueblos la integración de los ríos en ellos a través de las adecuaciones de márgenes que se están llevando a cabo?

R.— El primer papelón con el que te encuentras es, precisamente el de la depuración. En las ciudades te encuentras con una problemática muy grande. En el río todo el mundo entra, metiendo y metiendo y si la finca llegaba hasta aquí, al día siguiente la valla está cinco metros más allá. Siempre hay que volver a expropiar terrenos. Es una recuperación de terrenos al río, pero a veces es imposible, porque hay edificios ya de cinco plantas. El destino, pues el que se le ha dado en Ponferrada, el paseo, parques. Hay otro uso, para esas márgenes, que es controlar el peligro de las inundaciones. Mejorar un poco las situaciones de avenidas, los riesgos de inundabilidad. Objetivos con respecto a los trabajos en cauces en los ríos hay muchos, porque a lo largo de la historia se les ha tratado muy mal. Se les ha ocupado, se les ha echado los vertidos. Son la espalda de las viviendas, cuando en realidad deberían de ser el frente.

P.— ¿Cuál es la situación de los embalses bercianos en cuanto a reservas de agua?

R.— Aquí hay años secos y años húmedos, pero el concepto de sequía, de que no hay recursos para satisfacer las necesidades, no lo tenemos. Las garantías que ofrece Bárcena son del 100% y tiene incluso capacidad para satisfacer nuevas demandas. De hecho en el Bierzo los embalses son hidroeléctricos, no de regulación. Congosto ha hecho una toma hace poco, Ponferrada tiene una en marcha.

P.— ¿Qué usos actuales se le están dado al pantano de Bárcena?

R.— Aunque nace por necesidades de regadío, yo diría que es uno de los más completos en cuanto a usos. Abastece a poblaciones, tiene unos de regadíos, con los canales Alto y Bajo del Bierzo, tiene usos industriales, por la central térmica, usos hidroeléctricos propios, con central propia a pie de presa y tiene una capacidad de regulación favorable también de aguas abajo. Y luego, usos lúdicos sociales y recreativos.

P.— ¿Se trabaja en algún otro uso o proyecto sobre él en el futuro?

R.— En su día se pensó en la acuicultura, el cultivo de especies en el agua. Se estuvo estudiando, pero no llegó a cuajar. Hubo alguna petición, pero al tener abastecimiento a población hay que estudiarlo muy bien.

P.— ¿En el Bierzo se hace un buen uso del agua?

R.— Eso es difícil de responder. Cuando hay mucha agua y barata es difícil de concienciar a la gente, que no la valora y se tiende a hacer un uso poco exquisito de ella. Es como todos los bienes, cuanto más escaso, más se valora. Eso tampoco quiere decir que se haga mal uso. De todas formas cada vez más la población está más concienciada.

Etiquetas:


Meneame Del.icio.us




Links a este post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?