sábado, diciembre 02, 2006

Visita a Vilagarcía de Arousa tras las inundaciones

Esta mañana he visitado Vilagarcía de Arousa. Como muchos de vosotros sabreis, esta localidad pontevedresa ha sido noticia esta semana por las inundaciones que ha sufrido al desbordarse el río de O Con.

Para los que no conozcan Galicia, pongo este mapa donde se ve Santiago de Compostela (donde vivo) y el trayecto hasta Vilagarcía (unos 30 km):


Pues bien. La primera parada fue el embalse de Castrogudín (tambien conocido como Encoro do Con), que fue construído allá por los años 50 con el fin de facilitar el consumo urbano de Vilagarcía y su entorno.

El embalse tiene unas dimensiones muy reducidas, 2.04 Km de perímetro y 0.28 Km2 de superficie, y está enclavado en la falda del Monte Xiabre a 130 m de altitud.




El río del Con, nace unos kilómetros más arriba y luego baja para atravesar Vilagarcía y desembocar en la Ría de Arousa.

Hay voces que se preguntan si el mal estado del embalse tuvo algo que ver con las riadas del pasado lunes, y lo cierto es que el panorama que me encontré es bastante desolador.

Lo primero que me sorprendió al llegar al embalse fueron las nulas medidas de seguridad, tal y como se puede comprobar en las siguientes fotografías:



Como podeis ver, se puede "pasear" a lo largo de la presa sin ningún tipo de impedimento. En concreto, esta última foto es al lado del aliviadero, donde el agua fluía con fuerza.

La verdad es que, teniendo en cuenta que existe un núcleo de población a unos 100 metros, resulta incomprensible que no haya al menos unas vallas de seguridad en el perímetro de la presa. La única medida que advierte a los visitantes es ésta (no demasiado disuasoria por otro lado):


El estado de conservación es pésimo, y los tubos y "compuertas" salidas por donde debería salir el agua parecen obstruídas:



El pasado lunes, el agua decidió seguir otros caminos y provocó este impresionante socavón:



Tuve la suerte de coincidir con otros visitantes en el embalse. Vecinos de Vilagarcía, que me contaron su experiencia. Historias de miedo y resignación sobre lo sucedido el pasado lunes 27 de noviembre cuando el río de O Con se desbordaba y cubría con hasta un metro y medio de agua las calles de Vilagarcía.

Uno de los afectados, que presentaba diversos moratones y un brazo escayolado, me contaba como había tenido que ser rescatado por los bomberos cuando el agua le atrapaba en su garage tras intentar sin éxito rescatar su coche. El se pudo salvar, pero de su coche queda muy poco para aprovechar. Según me decía: "e coma o meu, centos". No es extraño viendo como quedaron algunos parkings:



Otro tema recurrente en las conversaciones era la falta de previsión. Viendo algunas fotos que aparecen en Flickr, como ésta de miguelg del 18 de noviembre, lo cierto es que la desgracia parecía anunciada:



Y por último, se hablaba de las causas. Los incendios, como no, están en boca de todos. Los montes descarnados no retienen las lluvias y además éstas arrastran todo tipo de materiales que van a parar a los ríos. Arousa fue una de las comarcas más afectadas este verano y en esta foto se puede ver como los alrededores del embalse conservan aún la imagen del fuego y la cantidad de lodo que se acumula en las esquinas.



Tambien se hablaba de urbanismo. El descontrol que ha imperado en el desarrollo de las ciudades pasa su factura tarde o temprano, y olvidarse de que la naturaleza siempre marca su territorio puede salir muy caro. Y más si el agua se rebela con esta fuerza:



Acerca de los desmanes urbanísticos en Vilagarcía se ha escrito mucho estos días, sobre todo del caso del promotor que canalizó un río a través de un garaje. Y, para más inri, lo hizo en ángulo recto.

Sobre todo lo que se ha hecho va a ser difícil actuar, pero es hora de poner un poco de orden antes de continuar con el desmadre. Estos terrenos adquiridos por la empresa pontevedresa Invercon están justo al lado del río como se puede ver en la foto:


En fin, un cóctel explosivo formado por lluvias anormales, incendios, imprevisión, urbanismo descontrolado y, en general, falta de respeto con la naturaleza en general y los cauces fluviales en particular, estalló el pasado 27 de noviembre en Vilagarcía con estas consecuencias:



Hoy, 2 de diciembre, quedaban aún muchos restos:





Afortunadamente, y a pesar de todos los inconvenientes y pérdidas, siempre hay quien se toma las desgracias con humor:



Anotaciones sobre inundaciones:

El caso Tous, todavía.
"Somos más vulnerables a riadas que hace 30 años, por la presión urbanística".

Prevención de avenidas en el Segura
La Comisión Europea propone la nueva directiva para luchar contra las inundaciones.


technorati tags:, , , , ,

Etiquetas: ,


Meneame Del.icio.us




Links a este post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?